Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
Agora

Actualidad Àgora

El pasado 12 de Marzo de 2019 se publicó en el BOE el Real Decreto Ley 8/2019, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, donde se incorpora la obligación de registrar la jornada laboral de los trabajadores. Esta obligación entrará en vigor el próximo 12 de mayo 2019.

 

A partir de esta fecha, las empresas deberán tener un registro de entrada y de salida de cada trabajador, que servirá para controlar que no se excedan las jornadas laborales máximas exigidas en la normativa y que, en su caso, se retribuyan las horas extras.

 

¿Qué obligaciones deberán cumplir las empresas a partir del 12 de mayo?

 

La nueva normativa, establece las obligaciones de:

 

  • Garantizar el registro horario de la jornada laboral, que deberá incluir la hora de inicio y finalización diaria de cada trabajador, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que establezca el propio precepto estatutario.

 

  • Organizar y documentar el registro de jornada, mediante negociación colectiva, según la empresa, o en su defecto, previa decisión del empresario conjuntamente con los representantes legales de los trabajadores de la empresa.

 

  • Conservar este registro durante cuatro años, que permanecerá a disposición de los trabajadores, de sus representantes legales y de las inspecciones de trabajo y Seguridad Social.

 

Estas obligaciones afectan, como norma general, a todas las empresas, sin excepciones por sector, número de trabajadores ni ningún otro motivo.

 

Régimen sancionador

 

Finalmente, cabe destacar que la nueva normativa modifica el apartado 5 del artículo 7 del texto de la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social, tipificando como infracción grave la transgresión de las normas y los límites legales o pactados en esta materia. Es decir, que se podría derivar una propuesta de sanción tanto, por no instaurar el registro de la jornada, como por incumplir con la conservación de los datos del registro. Las sanciones derivadas de una infracción grave en materia de relaciones laborales y empleo oscilan entre 626 y 6.250 €.

 

Se pueden poner en contacto nosotros para cualquier duda, trámite o aclaración que puedan tener al respecto